viernes, 12 de marzo de 2010

Discresión



Hay quienes exhalan poesía y peinan el aire con cada latido del segundero.

Otros solo queremos pulir el brillo de una promesa con indiscretas LUZciérnagas.

En la otra esquina, el mosquito muere en el aplauso que aviva a otro ser,
matar mosquitos es asunto de subsistencia urbana,
minidraculitas que casi siempre mueren por su sobre exposición, su sed sanguínea...
Si tan solo fueran más recatados.
Hoy me creé así, perdible entre la insectitud* de quienes solo ven lo visible.
___________
*Como diría Marco.

1 comentario:

caminante dijo...

Genial Duendecilla.
Un beso