jueves, 19 de mayo de 2011

Vanidad.

Ya lo decía el Rey Salomón en Eclesiastés 8:14 "Hay vanidad que se hace sobre la tierra: que hay justos a quienes sucede como si hicieran obras de impíos, y hay impíos a quienes acontece como si hicieran obras de justos. Digo que esto también es vanidad"



¿Quién estableció que esto fuera así?

¿Dónde quedan los méritos?

¿Dónde, los sacos de sueños herrumbrosos?


Me niego empedernidamente a perder el glamour en una entrada de blog (aunque inminentemente va a pasar), buscando culpables, rugiendo contra la nada de otra dimensión. Todos y nadie tenemos la culpa de soportar las voces del sistema, mundano, bañado en verde y alimentado cada día con estos signos: $ .. a costa de nuestra sumisión.
Indignación, con las veces intentadas, con los cambios de ruta del tiempo. Pero agachando la cabeza, cuando el desánimo ha arremetido contra mi pecho, por las respuestas que me dio la vida en distintas formas; todas, sin embargo, de mujer:

1. (Frustración personal) "Eres demasiado joven para saber lo que es realmente el estrés, yo me estoy quedando calva, eso sí es estresante."

2. (Desamor) "Chiquita, usted no sabe lo que es que la dejen por alguien que puede ser su hija."

3. (En busca de vivienda) "Yo tuve que caminar días para buscar un cuarto barato con 2 hijos hasta que se me gastaron todos los tacones hasta arriba."

Ok, ok, ¡ya entendí! Siempre habrá quién con más, quién con menos. Intuitivamente se sabe. ¿Pero cómo le explico a mi conciencia?

Es triste que no se gane, en esta vida por lo menos, por quién se es, por lo que se merece.

Saldré de esta, yo sé. Aun cuando me cueste tiras de ilusión, aún cuando se me desgarre el vacilante hálito de entusiasmo.

Llegará el tiempo donde se me hagan callos en el corazón.

Y entonces, soportaré.

4 comentarios:

caminante dijo...

Cuentan de un sabio que un día...

Es cierto, Duendecilla, siempre se encuentra a alguien más pobre y mas triste, pero eso ¿mitiga el dolor?
Ojalá nunca se formen callos en tu corazón.
Un beso

Violetcarsons dijo...

Pásate, si aún me recuerdas.
Y si no me conoces, puedes leer o comentar. U olvidar lo que acabo de escribir.

http://violetcarsons.blogspot.com/

"—No sé qué me ha pasado. No te ofendas, pero a veces una se siente más libre de hablarle a un extraño que a la gente que conoce. ¿Por qué será?
Me encogí de hombros. —Probablemente porque un extraño nos ve como somos, no como quiere creer que somos.
—¿Es eso también de tu amigo Carax?
—No, eso me lo acabo de inventar para impresionarte.
—¿Y cómo me ves tú a mí?
—Como un misterio.
—Ése es el cumplido más raro que me han hecho nunca.
—No es un cumplido. Es una amenaza.
—¿Y eso?
—Los misterios hay que resolverlos, averiguar qué esconden.
—A lo mejor te decepcionas al ver lo que hay dentro.
—A lo mejor me sorprendo. Y tú también."

La Sombra del viento. Carlos Ruiz Zafón

DJ (Trovador) dijo...

Me pregunto si se formaron callos en tu corazón , me pregunto cómo estás.
¿Qué fue de la Duendecilla?

Un beso del trovador que fue caminante

Victor Carlos dijo...

Hola Duendecilla, hola Costa Rica, un gusto saludarte desde Argentina ! Interesante y reflexivo tu trabajo presentado hoy, existen preguntas y respuestas con v{alida argumentaci{on literaria... me ha gustado. Observar{as que me est{an fallando los acentos..
Si deseas te invito visitar mi sitio: vicager33.blogspot.com, gracias
Un abrazo argentino !