sábado, 7 de noviembre de 2009

Disfraz de "yo"


Me quieres como elfa, pero siempre me quejo de mis orejas puntiagudas, aunque dices que es cuestión de soltar el cabello de su prisión de prensa y dejar que circule libremente. No se ven las orejas. Y si el viento sopla en dirección contraria, pues tampoco se ve mi cara.

No todo es amor y paz, cariño. A veces también me disfrazaré de "yo". Permíteme explicarte que en tu andar por la vida, verás que el cielo llora sobre montañas de chatarra, extrañas, que las nubes huyen presurosas y notarás cómo la neblina se quebranta en agua, agua que nos faltaba.

No sé qué haces aquí sentado junto a mí, aguantando mis insolencias de niña malcriada, olvidando, perdonando.

Será acaso porque sabes que es la inmadura la que te quiere, que ésta es la que lo da todo por vos, la impuntual, con sus mañas, la que le echa limón y sal a todo, esa que todo le estresa..

Aclarado lo anterior, me dispondré a hacer algo que la gente acostumbra hacer. No sé cocinar. No sé por qué todos creen que sé. Así que al final solo sonríe F, y dí que todo salió bien. Pronto no será necesario venir a este lugar y hacer el ritual, porque si hoy en día todo lo venden listo luego serán las píldoras las que terminen de remediar (o empeorar) el asunto.
Así que mientras las inventan, manos a la obra con este montón de instrumentos, que parece que voy a operar a alguien.

¿Qué hace esa cámara tan cerca?.. Aléjala de mí. No me vas a tomar una foto ahora muchachito, no con el pollo.

Después de interminables horas de lucha.. muy rica la lasagna, aunque era más "tarde" que "rica". Si bien, no me quejo del cas que me comí con limón, sal, y la forma de tus dientes en el mordisco que se llevó tu paladar de recuerdo de regreso a tu casa.


1 comentario:

caminante dijo...

Duendecilla amiga querida:
Hay temporadas en que estoy disperso y concentrado en otras cosas y entro esporádicamente en los blogs.
Aún así, lamento mucho haberme perdido la lectura de esta entrada en el momento de su publicación
No todo es paz y amor.

Un beso