viernes, 29 de enero de 2010

Otro dia del padre para agendar (Cuento)


El sol estaba en el cenit, arrancandole la sombra que le acompanaba y escondiendosela debajo de los pies. El usualmente arrastraba su voluntad en las calles, buscando ventanas de madera en medio de los muros de concreto banandos en alambres de puas. Nadie le conocia ahi. En realidad nadie lo conocia en ningun lugar.

Como buen romantico empedernido, tenia la costumbre de escribirle en las servilletas del almuerzo, le hacia canciones. Le escribia todos los dias. Sabia que cuando la encontrara la iba a rociar de todo tipo de atenciones, como en los buenos tiempos.

Si hay algo que el no recordaba, y que le agotaba el pensamiento de cuando en cuando, fue el por que ella sigilosamente desaparecio, partiendole la esperanza y derramandosela por los adoquines de aquel entonces.

El la perdono desde siempre.

Nunca encontro a su dama, a la que el siempre se refirio como la mujer mas linda de todo el mundo y de todas las generaciones. Todavia la busca, creyendo que esta afuera de ese lugar a donde no sabe por que esta vestido como todos, por que lo trataran tan mal. Y es que nunca se acordo que el la sepulto de un empujonazo que la hizo descender de las gradas a la tumba.

"El diagnostico todos estos anios del Sr Chavez, ha sido un comportamiento intachable, siempre se levanta y se asea muy de manana. No tiene ningun problema con los otros internos, pero parece que la angustia por la espera se le escapa por cada poro. Es mejor que no le diga nada, que no recuerde. Gracias por su preocupacion".-dijo el dr. Martinez.

"Es mejor asi, Dr, gracias"- alcanzo a decir el poco aire que tenia para exhalar. De todos modos el no puede dimensionar la embergadura de mi situacion con su salario quincenal.

Asi me devolvi, con la tarjeta de felicitacion del dia del padre, y con mis ganas a cuestas. Despues de todo, no escogimos tener esquizofrenia, y mi madre siempre lo supo. Asi que con la resignacion que me ha particularizado desde entonces, regrese a mi pabellon. Por lo menos lo veo con cierta frecuencia. No lo culpo, yo tampoco se por que estoy aqui. Pero tampoco quiero saber. Lo que se, es que yo tambien escribo todos los dias.
__________
Disculpas por la mala utilizacion del espanol, no tengo la letra que esta entre la n y la o, ni tildes, y tampoco se configurar el teclado. Hoy lo que hice fue probar con un estilo diferente de escrito.

1 comentario:

caminante dijo...

Mi querida Duendecilla:
Cada vez que aparece una actualización en tu blog, me produce una gran alegría.
Me gusta leerte, me gusta saber que sigues ahí.
Tu escrito, amiga, deja un poso en el alma, te hace pensar.
No los espacies tanto, por favor.
Un beso