viernes, 26 de febrero de 2010

11,5 minutos antes


Divago en esquemas bilaterales

con insípido aire noctámbulo,

cerrados los sobres empestañados

y acuñado el lápiz sin punta,

o con la punta por dentro,

da igual.



El plástico adherido

a figuras humanas,

por selección natural

o por no haber más lugar.



Los vidrios del auto

martirizados y espejizados

con la potencia iracunda

del viento solar.



Las calles llenas, solas,

no dejarán diga

que la mañana es ajetreada,

que se presagia el sonido

de tazas de café,



No hay nadie.



Ya no estoy ni yo.



2 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Me gusta tu forma de escribir..

¨Hermoso cuando la poesía es todo en el sentir.. nace con amor la lectura..¨ Payés

Un abrazo
Saludos fraternos..

Que tengas in buen fin de semana..

Black dream dijo...

Hace mucho me perdi en el ajetreo de la vida...y no entre en mucho tiempo a leerte...

Pero me alegra hacerlo hoy, me gusta mucho como escribes, y me dejas pensando... y es hermoso.

Gracias!

Ten un buen fin de semana!