miércoles, 16 de junio de 2010

Parpadeo y han pasado años, quizá siglos


Tengo que hacer tantas vueltas en el camino, pero es que el tiempo es tan escaso....
que ya no sé si detenerme en esta respiración para percatarme del mínimo elemento del ambiente o si seguir trotando al ritmo de la vida.

Parpadeo y han pasado años, quizá siglos.

Se vara mi reloj pero nunca el tiempo. Él es firme, él no descansa, no celebra San Valentín, Cumpleaños ni Navidad. No se detiene para pequeñeces ni para inmensidades.

Hay tanto por vivir, que he optado por no reparar mucho en ello o voy a enloquecer un tanto más.

Tanto que se lo está llevando el pasado... y que me es negado percatarme, por tener que estar siempre con la mirada de frente, y un paso más adelante que el resto.

1 comentario:

caminante dijo...

Bueno Duendecilla, tanto tiempo sin leerte y, hoy, varios textos.

...y todos me gustan. Gracias
Un beso