martes, 19 de mayo de 2009

Juego de Estrategia


Se supone que la extrovertida soy yo... No sé por qué no termino de convencerme, porque me cohibo ante una cuantiosa regalía de tu mirada de esmeralda.
Si tuvieras noción de las horas que me has robado, maquinando salirte en las intersecciones de los caminos por donde transitan los diálogos, esos que quizá jamás germinrán.
Rebuscando calarte la memoria, ideando infiltrarme como espía en esas regiones inhóspitas donde te empacas.
Intentando decifrar la manera de resolver el laberinto sin paredes que construiste con el tiempo. Y sos listo, si la clave clavaste en el camino sabes que desgastaré mis pies por encontrarla.
Por eso ando por la ruta algo cabizbaja, no porque haya perdido la pista sino porque estoy buscándote todavía.

___
A F

1 comentario:

caminante dijo...

Magnífico texto, duendecilla.
Se obtiene experiencia perdiéndose en los recovecos del camino.
Si pudieses desterrar la tristeza...
Un beso