miércoles, 7 de octubre de 2009

Efectos terciarios


Emerges de las sombras que se trazan en el telón de mis intentos de dramatismo,
me tomas con tu diestra, no me sueltas, no sé por qué nunca lo haces,
te miro con esa pizca de incredulidad que los años no me han quitado,
y me pierdes en la espesura de tus brazos, textura clara.

De pronto aterrizo sin escalas a la cruenta realidad, esa que me recrimina que no deberías estar aquí, que necesitas mejorarte. Es difícil para mí también aceptar que a veces no puedes ser todo.

Si dices que soy tu medicina, arroja todos esos fármacos fuera de aquí,
no quiero que me perturbe su existencia siquiera,
que me encanta cuando puedo saber que sos vos sin ingredientes artificiales.

Seré tus medicamentos, pero te lo advierto, te doparé de alegrías y enojos y soñarás despierto de por vida, en una inusual connotación de efectos secundarios.. y terciarios.
___
A F

3 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

WOW que versos mas preciosos es una entrega total..

BRAVO

Un abrazo
Saludos fraternos..

caminante dijo...

¡Cuánto me gusta que publiques con más frecuencia!
Tu textos llenan mi alma, son como un bálsamo que me ayuda.
ESte de hoy es excelente.
Un beso

Villa dijo...

Irónico resulta el hecho de que tus letras sean el valium de éste vagabundo de calles asfaltadas en deseo..

Nesciente me he sentido al leer tan bellas líneas.