viernes, 25 de septiembre de 2009

Brújula andante




Hace muchos años pensaba que las brújulas tenían mala la flecha,


La ponía en el suelo, la giraba y la giraba y la flecha siempre al N.


Ahora quiero ser así, como una brújula,


que aunque vengan vientos y arrecien contra mí,


me pueda mantener con la vista al norte.

1 comentario:

caminante dijo...

Duendecilla:
No me tienes acostumbrado a leerte dos entradas el mismo día.


Así que hoy te agradezco especialmente.

Y, cuando necesite una brújula, acudiré a tí
Un beso