viernes, 25 de septiembre de 2009

Día Incoloro


Amalgamad@, ciertamente así es la vida, y el día:

Un día puede ser blanco, como blanca es cada mañana. Ves pureza por doquier, pulcritud. Parece que todo sale mejor de lo que hubieras planeado. "Golpe de suerte", pensás. Puede ser de noche, pero todo está tan claro, tan sereno. Platinada luna, bienvenida.

Hay días amarillos, cuando los rayos del sol iluminan cada espacio poroso de la Tierra, traspasan y se cuelan entre cada rama, calientan la faz de quien yace triste en la capital; y solo. Amarillos son los días que deshacen las estalactitas en muchos corazones.

Hay día verdes, vivos, donde no es necesario un sentido más para contemplar la creación. Verdes montañas, campo. En los días verdes corremos como niños, sin rumbo. Una hoja adquiere su verdadero valor cuando la juntas y la devuelves al piso; y vos, el tuyo.

Hay días rojos, de ocaso, bello celaje. Podrías esperar con ansias ver cada atardecer, el espectáculo del astro que abre paso a su colega. Tiempo de ilusiones, sentimientos profundos, donde no hay campo para que la soledad intente apoderarse de tus ganas.

Hay días negros. Y es que negra es la espesura de la noche, densa, mientras ellos duermen. Dejás caer tu cara sobre la almohada, cortinas cerradas, pero abiertas las ventanas de tus ojos. Negra tristeza, soledad, angustia de un "por qué". Un día negro es además un día místico, nos recuerda que quien pretende estar cerca de las rosas, debe sacrificar la delicadeza de sus manos.

Parecidos son los días grises. El cielo se cae, y por eso llora. Nubes grises son las que acentúan sentimientos extraños. En el marco de tu ventana ves hacia el cielo, involuntariamente buscando un rayo de luz, a veces inexistente... Entonces tu cabeza se desliza hacia abajo, y ves lo ya predecible, el gris pavimento.

Pero hay días incoloros, tranparentes, que como el aire, son inherentes a la vida. No te ven, ni quieres que lo hagan. Estás, aunque no sabes si estás... ausente. Ausente de todos, de lo que no quieres, de lo que temes.

__
Redactado el 13 de mayo del 2008, a las 23:01 horas. Luego de saber que había reprobado un curso de Economía.

5 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Hay días que no encuentro los colores en los versos..

Hermoso escrito..

Un abrazo
Saludos fraternos

Que disfrutes del fin de semana...

caminante dijo...

Querida Duendecilla:

Me ha gustado mucho la reflexión que haces hoy.

Son sensaciones que guardo dentro y nunca fui capaz de expresar como tú o has hecho.

Mi felicitación y mi cariñp.
Un beso

Jorge Ángel Aussel dijo...

Es una bonita forma de analizar la vida por colores. En esos días transparentes sólo hay que seguir viviendo el momento presente hasta que pasen, tratando de disfrutarlos si es que se puede.

Mis saludos desde Ángel Poético.

Villa dijo...

Días que parecen absorberte en su transparencia, días de intensos momentos para aquellos a tu alrededor pero que parecen desvanecer ante tus ojos.. días en los que tienes que sacar tus pinturas y evitar transparencias..

Que estés bien.

Alma Mateos Taborda dijo...

Maravillosas reflexiones. es un lujazo leerte. Un fuerte abrazo