jueves, 10 de septiembre de 2009

No lo necesito.


Hoy una compañera me dijo que por qué estaba tan feliz, me quedé sorprendida, porque en realidad estaba "normal", como cualquier otro día.. pero pensé Tengo lo que necesito.

Esa precisamente es la palabrita hecha verbo conjugado que está muy de moda.. necesito

Vestido de investigadora, filtrándome en los salones clandestinos de la universidad, y después de haber visto con lupa y medido con cinta métrica el contexto en el que se emplea, creo que voy a proponerla ambigua ante el juez.

No sé hasta qué punto de pronto todos necesiten su computadora, otro par de zapatos o cambiar de celular.
No me termino de convencer..

Será el consumismo asfixiante, nuestro propio dogma o no sé qué diablos lo que nos induce irremediablemente al erróneo camino de usarla como sinónimo de anhelo. Le estamos quitando la identidad al "necesito" porque en verdad no necesitamos muchas cosas.

Si ser el mejor es el que más tiliches tiene, pues creo que voy al final de la carrera, pero como diría mi compañera, feliz.

¿El de$arrollo bestial a cambio de TODO?, definitivamente no lo necesito...


2 comentarios:

caminante dijo...

Me encanta Duendecilla.
Siempre me haces pensar.
Te deseo que seas feliz porque se es feliz con lo que se tiene.
Un eso, con admiración y cariño

Silvia Salas Ramírez dijo...

uuuuuuuuuooooo la bestia nena la bestia =( q alguien nos salve de ella por favor