domingo, 20 de septiembre de 2009

Todo cambia


No estaba en mis planes
caminar en la noche sin rumbo
oyendo el canto del viento en mi oído,
ver tu silueta calcada en mi memoria,
acompañándome en mi café,
robándome el pensamiento
y hasta una que otra sonrisa.

No estabas entre las letras de mis apuntes,
que con tanto esmero escribí.
Estás ordenando mis pedazos,
esos que tenía esparcidos en el éter .

No estaba trazado con grafito, en los planos de vida,
que viéramos las estrellas desde el mismo punto cardinal,
sumidos en los secretos de la bóveda celeste.
____
A F

2 comentarios:

caminante dijo...

Duedecilla:
ES de los poemas que mas me han gustado.
Me identifico mucho con él.
Un beso

C. Chase dijo...

¡Gracias!

Así da gusto, oye.