viernes, 19 de junio de 2009

Es tu culpa

Apostaría que tus ojos claros, ahí donde siempre es de día, pintan de anís mentolado el amanecer,

contrastando con los míos, que le dan el color a la tierra fértil y al chocolate helado.

¿Será posible que sea yo la que diga que el dulce color de tu voz es postre que no empalaga?

Jaja.. puedo ponerme cursi a veces, como una idealista adolescente, y eso es culpa tuya, tuya, tuya!

3 comentarios:

caminante dijo...

No empalagan tus palabras.
Afortunado quien las escuche.
Hasta dentro de unos días
Besos

Adolfo Payés dijo...

muy sentidos si.. no lo sentí cursi..

un abrazo

que tengas un buen fin de semana
besos
saludos fraternos

Villa dijo...

Que hermosas palabras.. de verdad me inspira todo lo que escribes.

Un abrazo