sábado, 13 de junio de 2009

No todo se dice con palabras


Cuando el viento se las lleva a volar lejos

quedando en las secas colinas olvidadas,

escondiéndose del lente de mi catalejo,

comprendo que no todo se dice con palabras.


Déjame saber si estás detrás de la cortina de hierro,

y no es necesario que te gastes en letras...

Sólo quédate aquí, tú y tu inefable presencia

hablándome con un silencio de corchea,

o con una sonrisa esbozada en melancolía,

porque no todo se dice con palabras.


Lo que me dicen tus insondables ojos

al arribar al puerto de los míos,

amigo, no me lo dicen tus palabras.

_ _

Como diría André de Chénier:
"El arte hace los versos; pero sólo el corazón es poeta"

A F

4 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Hermoso poema compartes.. excelente gracias..



saludos fraternos con mucho cariño
un abrazo

que tengas un bello inicio de semana

caminante dijo...

Me ha gustado mucho, Duendecilla.
Sé mucho de palabras que se lleva el viento. Es verdad que dicen mucho los ojos, si puedes asomarte a ellos.
Un beso

Villa dijo...

Y es entonces cuando te das cuenta de la imprecisión de las palabras, de como las cosas más hermosas, los sentimientos más profundos se vuelven indescriptibles para un poema..

Que estés bien..
Un abrazo.

Duendecilla Verde dijo...

Adolfo, siempre un placer que te asomés a saludar, me motiva mucho su aprobación.

Caminante, no es tan difícil asomarse a ellos, una vez hecho, no pararán de hablarte tantas cosas.

Villa, por eso mismo es que un poema sólo debe ser el puente, el medio más que el fin.